Consejos

Claves para que el frío no pase factura a tu pelo.

frio no pase factura a tu pelo niomia natural cosmetics

El frío invernal tiene un efecto directo sobre los folículos pilosos y las glándulas sebáceas, que son las que se encargan de producir las grasas naturales que protegen el cuero cabelludo. Estas se desajustan y aumentan su producción de grasa, causando caspa y haciendo que el cabello se vea sucio o la disminuyen, deshidratando el pelo. Por otro lado, el frío también hace que se contraigan las fibras del cabello, volviéndolo quebradizo y abriendo sus puntas. ¿El resultado? Una melena más reseca y debilitada, a lo que tenemos que añadir una pérdida de volumen producida por la caída.

frio no pase factura a tu pelo niomia natural cosmetics

Pero, ¿sufren todos los tipos de cabello de la misma forma? El tipo de cuero cabelludo que más sufre es el de tipo seco, así como el que tiene algún problema específico, como caspa o psoriasis. Además, la fibra capilar más afectada por el frío es la de los cabellos secos, ya que se vuelve más quebradiza. No obstante, tengas el tipo de cabello que tengas, es importante que combatas el frío con cuidados extra durante estos meses de invierno:

  • Buena alimentación.

Es la clave. Alimentarnos correctamente se hace fundamental para mantener a raya la salud del cabello. Tener una dieta rica en vitaminas y minerales y beber mucha agua nos ayuda a mantener el cuero cabelludo hidratado.

  • Ojito con el agua caliente.

Ducharnos con agua a temperaturas muy altas debilita el pelo, lo vuelve más quebradizo y lo deshidrata. Lo conveniente es que lo lavemos con agua tibia.

  • Utiliza un champú nutritivo y altamente hidratante.

Para reducir el encrespamiento que provoca la lluvia, la niebla y la humedad, y eliminar la deshidratación que se produce en esta época del año conviene que utilicemos productos que lo reanimen, le devuelvan el brillo y eviten el frío. Un buen champú hidratante y nutritivo, junto a una mascarilla o un acondicionador, son nuestros mejores aliados.

  • Cuidado con las planchas y secadores.

Utilizarlos en exceso daña la raíz del pelo y provoca su posterior caída. Para secar y moldearlo, la mejor opción es el secador iónico y herramientas con placas cerámicas. Estos secadores neutralizan la carga eléctrica y las superficies cerámicas provocan que el calor penetre de forma más uniforme.

  • Prohibido salir a la calle con el pelo mojado.

Es una obviedad y más en invierno, no obstante muchas personas tienden a no secarse bien el cabello y a salir con el cabello aún húmedo o incluso mojado. Sin embargo, esto realmente daña nuestro cabello. De hecho, caminar al aire libre con el cabello aún húmedo podría congelarlo y hacer que se rompa.

  • Si hace viento, hazte una coleta.

El viento enreda el cabello y lo llena de nudos. El remedio más sencillo, sobre todo si tienes melena, es recogerlo en una coleta para evitar el encrespamiento y que el pelo se quiebre. También puedes por hacerte una trenza, de hecho, la trenza es mejor opción que la coleta ya que mantiene unido el cabello para que el frío no penetre en las fibras individuales.

  • Usa un cepillo de cerdas naturales.

Para limitar el efecto de electricidad en el pelo, también puede ser útil utilizar un cepillo de cerdas naturales. Esto, de hecho, tiene un poderoso efecto antiestático y por lo tanto ayuda a prevenir la rotura de tu cabello.

  • Visita al peluquero.

Cuando vuelve el frío, debemos tirar de tijera. Tras los efectos del verano, hay que preparar nuestra melena para las bajas temperaturas con un corte que sanee las puntas, ya que las herramientas de calor como las planchas o las tenacillas, las estropean aún más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *