Belleza

Cuidados imprescindibles para el pelo en otoño

cuidado cabello otono niomia natural cosmetics

Durante el verano el sol, la sal del mar y el cloro de las piscinas castigan nuestro cabello y especialmente si además lo sometemos a coloraciones. Un hecho que, con la llegada del otoño puede verse agravado por el frío, el uso del secador y la caída estacional si no ponemos remedio. Por eso, lo ideal es empezar a reparar ahora nuestro pelo para afrontar esta nueva temporada con la melena saneada.

cuidado cabello otoño niomia natural cosmetics

Con el comienzo del otoño, es común que pierdas algo de cabello. Tranquila, no se trata de ningún daño mayor, sino que, el ciclo vital de la fibra capilar llega a su fin y muere. Por otro lado, la bajada de temperaturas sumadas al factor viento favorecen el encrespamiento y la sequedad del cuero cabelludo, lo que se traduce en una melena apagada y de textura áspera. Para evitar que esto es importante aplicar unos cuidados especiales. Si quieres anticiparte al desastre capilar, toma nota de nuestros consejos para el otoño:

  • Activa la circulación.

Cuando te laves el pelo, acuérdate de masajear el cuero cabelludo suavemente con las yemas de los dedos para dilatar los capilares y garantizar que los nutrientes llegan a la raíz del cabello. Así favoreces también el crecimiento del pelo.

  • Usa cepillos de cerdas naturales.

Este tipo de cepillo, además de respetar más el cabello que los tradicionales, también activan la circulación.

  • Sanea la melena.

Después del verano es recomendable cortar el cabello o al menos las puntas para sanearlo, eliminando las puntas abiertas y las zonas secas sometidas a los daños de la coloración en combinación con las piscinas o el agua salada. Si visitas tu salón de belleza para hacerlo, puedes aprovechar para someterte a un tratamiento hidratante y reparador que te ayude a reiniciar de cara a la nueva temporada.

  • Cuida la alimentación.

De nada servirán los productos y tratamientos que apliquemos a nivel tópico si no cuidamos nuestra alimentación en lo que a vitaminas y minerales se refiere.

Por ejemplo, la vitamina B hace nuestro pelo más resistente, mientras que minerales como el hierro, el yodo, el magnesio y el silicio contribuyen a su buena apariencia. Por otro lado, es fundamental mantener una correcta hidratación (algo que en otoño no debería ser complicado) y consumir el nivel adecuado de proteínas para conseguir un cabello fuerte y brillante. Asimismo, hay complementos alimenticios que pueden resultar beneficiosos en esta época para recuperar la salud del cabello, como son la levadura de cerveza o el germen de trigo.

  • Lava tu cabello cuando sea necesario.

Espaciar los lavados resulta contraproducente ya que contribuye a la acumulación del sebo en el cuero cabelludo, lo que favorece a la larga la caída del cabello. Atiende a las necesidades de tu pelo y lávalo a diario si es necesario para que se vea limpio y reluciente.

  • Reduce el uso de aparatos de calor.

Evita en lo posible el uso de secadores, rizadores y planchas y, en caso de no poder evitarlo, hazlo con la temperatura y tiempo de exposición mínimos para no dañar la estructura capilar. Aprovecha en lo posible los días de sol para secar tu pelo al aire y evita en todo caso que exponer tu melena húmeda al frío. Además, siempre que vayas a usar secadores, planchas o moldeadores debes usar algún producto protector del calor para prevenir daños.

  • Mantén la hidratación.

Usa mascarilla hidratante al final del lavado al menos una vez por semana.

  • Cuidado con los peinados.

Recuerda evitar trenzas, coletas y recogidos muy tirantes para no debilitar el pelo.

  • Mantén el estrés a raya.

Es uno de los peores enemigos de la salud de tu pelo. Afecta a la circulación del cuero cabelludo y redunda en la apariencia de la melena.

  • Cambios de temperatura.

El contraste entre los espacios con calefacción y el frío del exterior favorece el “frizz”. Para combatirlo, utiliza después del lavado productos sin aclarado antiencrespamiento que conserven la hidratación de las fibras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *